top of page

Velocidad


Collage de @mr.babies



Cuando estés al borde del colapso, el punto en que te resulta cuesta arriba cumplir con todos los horarios y compromisos y quisieras ranchar todo el día y probar a ver si es posible… hacé el ejercicio mental.


Vamos, imaginatelo. Vacacionarías sin viajar, o agarrarías una mochila y te irías a recorrer el mundo. Mirarías tus programas preferidos el día entero, o leerías hasta cansarte los ojos, deslizándote sin culpa en diversas siestas a lo largo del día. Cambiarías tus rutinas, durmiendo de día y bailando de noche, o lo opuesto: te despertarías antes del alba cada día con el horizonte claro de dedicarte a tus asuntos, esos que nunca tenías tiempo de acometer antes de esta nueva fase. Caerías de visita en los universos de tus personas predilectas, sin hora de término, hasta que ellas empezarían a parpadear porque no tener el privilegio de cambiar su rutina a gusto.


¿O terminarías a la larga construyendo la misma vida? ¿Los mismos compromisos de los que te costó tanto deshacerte? Tal vez lo harías una octava más abajo: un poco menos de esto y de aquello probablemente sería suficiente. En ese caso no haría falta destruir todo, sería más bien una cuestión de dosis.


Ahora otra visualización: vas en la ruta en tu vehículo preferido, auto, bicicleta, patines... No tenés que llegar en ningún horario fijo, cero apuro. Podés pararte a comer algo en el trayecto, podés bajar a mirar las vacas, mojarte si llueve, o detenerte hasta que pare. Después de un tiempo de haber salido, espontáneamente entrás en tu velocidad crucero, que vas a mantener la mayor parte del tiempo. Tendés a estabilizarte en una velocidad, porque eso economiza esfuerzo: una presión constante del acelerador, o un movimiento acompasado de los brazos y las piernas, o una respiración y unas pulsaciones que desencadenan un ritmo corporal. Claro que podés modificar esa monotonía proponiéndote ir más rápido o más lento, pero también hay algo económico y fácil, placentero, en entregarse a ella. Es una ecuación que funciona para vos en ese preciso instante, considerando las millones de variables.


¿Cuánto espacio hay en tu vida para que te muevas a velocidad crucero?


Yael Barcesat





Kommentare


Entradas destacadas
Entradas recientes
bottom of page