Método DeROSE - Sede Decana. Tel. 4864-7090  -  Decana.ar@DeRoseMethod.org  -  Av. Corrientes 2940 3º 7, Buenos Aires, Argentina

Sí, gracias

28 Mar 2017

 Office in a small city, de Edward Hopper

 

¿Querés un caramelo? No, gracias. ¿Querés un vaso de agua? No, gracias. ¿Querés compañía? ¿Querés un beso? No, gracias. Esta es, en principio, mi respuesta por default a todo ofrecimiento.  Podría intentar definirla: una modestia, una aprensión por molestar, una falta de disposición para que el estado de las cosas se desvíe de su curso normal, por más que este curso no exista a priori y que normal sea una palabra sospechosa.

 

Y el no, gracias tiene la propiedad de cerrar la puerta a lo desconocido. Claro que muchas veces me doy cuenta sobre la marcha y revierto esa tendencia mía antes de pronunciar las palabras que para el otro son una forma de rechazo, jamás una cortesía o un favor que le hacemos. Si ofrece es porque sopesó la magnitud de la pérdida y aun así le pareció lucrativo convidar; si no acepto puedo querer decir varias cosas, pero difícilmente lograré comunicar que valorizo el regalo o el gesto.

 

No me refiero a rechazar una comida cuando estamos satisfechos. Me refiero a las decenas de pequeñas oportunidades diarias en que damos vuelta la cara a una mirada, a una conversación breve, a una mano extendida que no costaría nada aprovechar para hacer sentir útil al otro, correspondiendo a su generosidad con la nuestra. No, gracias, yo puedo solo. Qué mentira instalada desde la más tierna infancia, desde el momento en que empezamos a ir a la escuela y nos inculcan cuidadosamente no hablar con desconocidos, rechazar todo ofrecimiento de un extraño.

 

“De los males, el menor” es el razonamiento que adivino por detrás de esa lección de comportamiento: es preferible la timidez y una cerrazón ante todo lo desconocido que correr un riesgo mayor. Pero haríamos bien en abandonar algunos comportamientos de supervivencia al crecer, tal como se espera que nos deshagamos del hábito de llorar para ser escuchados y atendidos. Sí, gracias, implica que ahora me toca recibir pero que confío en que voy a tener mi chance de dar.

Please reload

Entradas destacadas

Economía doméstica

2 Oct 2019

1/10
Please reload

Entradas recientes

20 Nov 2019

6 Nov 2019

23 Oct 2019

16 Oct 2019

9 Oct 2019

Please reload

Arrastre

November 20, 2019

1/10
Please reload