Feminismo y matriarcalismo

Entrevista con Alessandra Filippini y Larissa Silverio.


Foto de María María Acha-Kutscher, de la serie 365 días.



1. ¿Qué te inspiró a escribir el libro Una revolución sutil y cómo refleja los comportamientos identificados en las sociedades matriarcales que estudiaste?

Soy docente de DeROSE Method, una forma de ser y estar en el mundo de raíces naturalistas y matriarcales. Escribo desde hace varios años artículos semanales.

Hubo una gran duda en un momento: ¿esto que yo escribo es DeROSE Method? ¿Es una escritura matriarcal? ¿Y qué sería eso? No puedo asegurarlo. Más que habitante de una realidad sólida me asumo como buscadora de una tendencia.

El punto de partida profundamente matriarcal son los vínculos afectivos libertarios. Una consecuencia inmediata de eso es el surgimiento de nuevas formas de familia. Eso afecta la economía, porque hay una relación estrecha entre matrimonio y patrimonio; interfiere en nuestras relaciones con el entorno, qué tomamos y cómo lo tomamos del mundo, qué acumulamos; claramente produce un recorte diferente de la cultura que consumimos y producimos (porque la cultura de una época es principalmente una máquina de reproducción de los formatos sociales vigentes).

2. ¿Cuál es la relación entre feminismo y matriarcalismo?

Muy posiblemente, el formato de las sociedades neolíticas era funcional a hombres y mujeres y por consiguiente aceptado por hombres y mujeres. Ese es el contexto de las sociedades matriarcales: no había opresión ni subordinación de un sexo sobre el otro (Gerda Lerner, La creación del patriarcado).


En un momento dado de la historia esa distribución no satisfizo más, incluso porque las mujeres muy probablemente empezaron a ser usadas como moneda de cambio (Lévi Strauss, Las estructuras elementales del parentesco). Una parte de la población comenzó a someter a la otra. Tanto unes como otres sentimos que el régimen patriarcal, heterosexual, no nos contiene ni hace felices. El feminismo necesariamente envuelve lucha, aunque hay muchas formas de luchar. Todas las personas que vivimos hoy en la Tierra debemos parte de nuestra felicidad a las conquistas feministas (ver el artículo sobre feminismo en Wikipedia, subtítulo “Impacto del feminismo en la sociedad”).

3. Volviendo a tu libro, ¿cómo podemos generar esa revolución sutil comportamental en nosotros mismos e influir positivamente a la sociedad en que estamos insertos, que tiene raíces patriarcales tan fuertes?

En mi libro imagino un lugar distinto. Es un ejercicio de creación de cero, algo que jamás podría ocurrir, porque estamos atravesadísimos por paradigmas. Cuando escribo y leo sobre ese lugar que llamo “Mi lugar”, me conecto con lo que para mí sería una mejor forma de estar en el mundo.

Pero no es que yo recomiende que la gente busque encajar en esa forma, lo que me parece interesante es la alianza: que hagamos el ejercicio de imaginación colectiva con quienes se sienten atraídos por ese espacio, anexando otros pedazos al cuadro, sumando más características a ese lugar compartido. Y ese es un comportamiento que me resulta recomendable más allá de hacia dónde se quiera ir: si se encuentra un lugar que se siente vivible, traer ladrillos para esa construcción.


Hay un potencial en el individuo, pero sin alianzas ese ser difícilmente dejará una marca en su entorno.

4. Leyendo un fragmento de tu libro, vemos que el capítulo “Corral” habla de la relación entre autoconocimiento y la aplicación del matriarcalismo.

Creo que se resume en que no hay autoconocimiento sin transformación. Hay que poner las manos en la masa.

6. Para finalizar: si hubiera un hábito, un comportamiento para empezar a implementar en dirección a la filosofía matriarcal, ¿cuál sería?

Siempre recibo esta pregunta y cada vez respondo algo distinto, porque no creo en las recetas de éxito (y en este caso sería una lista larga). Hoy elegí esta: cuidar a lx hijx de una amiga o de un amigo, cada semana. Se aprende mucho. Se generan lazos que rompen con el encierro de la familia nuclear. Y si esto lo hace un hombre, las consecuencias son aun más revolucionarias.

Entradas destacadas